Selecciones Nacionales

Venezuela derribó la muralla China en el Mundial

Nestor Colmenares China

Néstor Colmenares gigante en la pintura. Foto: FIBA

Venezuela superó al local China y avanza así, por primera vez en la historia, a la segunda ronda del Mundial de Baloncesto China 2019 y asegura su presencia en el repechaje hacia los juegos olímpicos.

Una asfixiante defensa de los venezolanos sorprendieron a la ofensiva de China, mientras que los nuestros se apoyaron en las manos calientes de Dwight Lewis quien terminó con 9 y del Sastre Heissler Guillent con 7 , para cerrar 18-10.

La tónica se mantuvo en el segundo cuarto con China haciendo los ajustes para salir de la férrea defensa vinotinto y presionar la ofensiva criolla. China lanzó 15-4 de triples mientras que Venezuela 13-5 y también dominó en las rebotes 24-15.

La primera mitad terminó con marcador de 33-23. Dwight Lewis comandó con 11 puntos, Heissler Guillent 10 puntos y 2 triples.

Aunque insólitas decisiones arbitrales nos hacían sufrir más de lo necesario, los nuestros de Venezuela lograron mantener la ventaja ante China quienes ante casa llena defendían su Mundial. El cuarto cerró 51-41.

Dwight Lewis anidó 13 puntos, Heissler Guillent 12 y Néstor Colmenares 7.

El esfuerzo, corazón y talento que dejaron Miguel Ruiz, Néstor Colmenares y Windi Graterol ante las murallas chinas en la pintura es digno de admiración. Venezuela superó en rebotes 49-28 con Ruiz y Colmenares con 7 cada uno, Graterol y Carrera 6 cada uno.

Los 10 minutos finales fueron de gran tensión para todos, los locales viendo como se les escapaba su Mundial y nosotros luchando contra un país completo, ¿incluyendo a los árbitros? Marcador final 72-59.

Por Venezuela Heissler Guillent 15 puntos y 8 asistencias; Dwight Lewis 13 puntos, Gregory Vargas 12 puntos y Néstor Colmenares 11 puntos y 7 rebotes.

Por China Shuo Fang 13 puntos, Jiwei Zhao 12 y Yi Jianlian 11 con 8 rebotes.

Ahora Venezuela estará en segunda ronda en el grupo junto a Argentina y Rusia.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén