Formativo

Baloncesto en Mérida

Baloncesto Merida

Baloncesto Mérida 1983

Era la media noche limeña, sobre mi escritorio encontré recuerdos, vivencias y olor al pasado deportivo de mis orígenes.

Suficientes motivos para escribir a la ciudad de los caballeros, de las nieves eternas, con las 5 Águilas blancas del inmortal don Tulio Febres Cordero, marcó el paso con su magistral obra a otro nivel para dejar estampada su firma, tierra donde se cultiva la academia con nuestra ilustre Universidad de los Andes(ULA) pionera de la educación universitaria en Venezuela, basta cantera deportiva de entrenadores, dirigentes, atletas, con excelentes logros nacionales e internacionales, buenas infraestructuras deportivas más el calor humano de su gente hacen una ciudad incomparable.

MÉRIDA QUE LINDA ERES!!! Así es nuestra tierra de los frailejones, con su sierra nevada, el estado andino donde crecimos y salimos adelante. En este sentido, diversas actividades se realizan, siendo aún chico hubo un proyecto que cautivó a Mérida durante el tiempo que permaneció en la región, en lo particular una de las razones para volverme como dijo mi hermana Belquis “Un pura pasión y emoción con el básquet”.

Se hace refrerencia al equipo profesional denominado UNIVERSITARIOS DE MÉRIDA (1977- 1983) vaya equipo, con una nómina de jugadores criollos de buen nivel más la plantilla de importados hacían un quinteto de lujo, es justo recordarlos ahora:

Afif Saed, Clemente Rojas, Erwin Straus, Félix Muñoz, Gregorio As Alvarez, Jesús Fuetes, José Acosta, José Solano, Leonardo Botaro, Roberto Suárez, Sergio Berto, Simeón Hernández dirigidos asertivamente por el maestro del basquet venezolano William Boxill y otros coach extranjeros, el gimnasio 9 de octubre era la sede.

Vendida la franquicia, algunos jugadores locales continuaron haciendo vida activa con otros equipos, más adelante se incorporan como entrenadores de formación y masificación en el estado los Profes José Solano y Leonardo Botaro con excelente labor cumplida.

Así pues, da nostálgia pensar que hubo un equipazo, hoy no existe en comparación a lo anterior solo el recuerdo, lo que el tiempo se llevó.

Luego estuvo la franquicia 5 Águilas de Mérida (1990- 1994) dando paso también a otro equipo de La Liga Nacional Tatuyes de Mérida, ojalá y sea el punto de partida para el reinicio

¿Cuánto diéramos por volver a tener un equipo de ese nivel en la liga profesional?

Universitarios de Mérida seguirá vivo en el recuerdo de todos. Dicha historia puede repetirse al inspirarnos como lo hizo don Tulio Febres Cordero en sus escritos, con compromiso, trabajo, organización en mancomunidad deportiva hacia metas claras y definidas.

Desde Lima, elevo este grito de esperanza, con toda mi fuerza para que retumbe en toda la geografía merideña, llegue su eco a la dirigencia, entrenadores, padres- representantes, jugadores y todos los amantes de la disciplina a cambiar posturas y actitudes.

Por ello, toda esa trayectoria del baloncesto regional debe ser un antecedente motivador para recuperar lo nuestro, primero el rescate del basquet decaído por diversas causas, necesita la conformación de una organización y estructura más sólida sostenible en el tiempo, logrando el renacer deportivo mediante su desarrollo a corto y mediano plazo, existe el capital humano para ello, en segundo lugar, mantener activados los entrenadores mediante una labor de capacitación técnica y humana permanente.

Por otra parte, la atención al seguimiento y control de todos los grupos formativos de las escuelas, academias, selecciones del estado con sus programas de entrenamiento, charlas, talleres para formar primero ciudadanos que deportistas.

Realización de torneos, campeonatos que sirvan como la fuente del fomento, promoción y desarrollo, también la recuperación de canchas y otros espacios necesarios bajo un proyecto titulado por ejemplo “Mérida avanza en baloncesto” que involucre mínimo el 65% de los municipios y espacios merideños para aprovechar muchos talentos ubicados en el interior.

Siempre se ha dicho, la actividad deportiva no debe seguir centralizada en la capital del estado porque se limita. Preciso hacer notar, si trabajamos fuerte para hacer un baloncesto regional de calidad indudable se genera baloncesto de calidad para Mérida y Venezuela. Prueba de ello, han existido experiencias anteriores generadas por iniciativas propias no por lineamientos federativos, con resultados muy halagadores y sorprendentes.

Es de suma importancia, la creación de la Aso entrenadores de baloncesto, puede ser la convergencia a unificar el trabajo mancomunado regional en coherencia con lo nacional que encamine a otros alcances. En contrario, los individualismos e intereses ajenos a lo expuesto no llevan a nada halagador,, trabajando en equipo se puede llegar lejos y seguro, en la unión está la fuerza.

Es sabido por todos, ningún gremio sin organización, participación y trabajo inteligente de sus directivos marcha como debe ser. En este sentido, la siguiente lección de vida nos lleva a entender más lo expuesto:

El CARBÓN (Herrera Yosmar) Un hombre que regularmente asistía a las reuniones de un determinado grupo, sin ningún tipo de aviso dejó de participar en sus actividades.

Después de algunas semanas de ausencia, en una noche muy fría un dirigente de aquel grupo decidió visitarlo, encontró al hombre en casa solo, sentado frente a una chimenea donde ardía un fuego brillante y acogedor.

Adivinando la razón de la visita, el hombre le dió la bienvenida, lo condujo a una silla grande cerca de la chimenea y se quedó quieto, esperando una pregunta. Se hizo un grave silencio. Los dos hombres contemplaban la danza de las llamas en torno de los troncos de leña que crepitaban.

Al cabo de algunos minutos el dirigente del grupo sin decir palabra, examinó las brasas que se formaban y cuidadosamente seleccionó la más incandescente de todas, retirándola a un lado del brasero con unas tenazas.

Volvió entonces a sentarse, permaneciendo silencioso e inmóvil después de solicitar permiso para fumarse una pipa. El anfitrión prestaba atención a todo, fascinado pero inquieto.

Al poco rato la llama de la brasa solicitaria disminuyó hasta que solo hubo un brillo momentáneo y el fuego se apagó repentinamente. En poco tiempo, lo que era una muestra de luz y de calor no era más que un negro, frío y muerto pedazo de carbón recubierto por una leve capa de ceniza.

Muy pocas palabras habían sido dichas desde el ritual saludo entre los dos amigos. El dirigente antes de preparase para salir, con las tenazas blandió el carbón frío e inútil, colocándolo de nuevo en medio del fuego, de inmediato la brasa volvió a encender, alimentada por la luz y el calor de los carbones ardientes en torno suyo.

Cuando el dirigente alcanzó la puerta para irse, el anfitrión le dijo, gracias por su visita y por tu bellísima lección, regresaré al grupo. Buenas noches.

Luego de esta historia queda una sabia reflexión ¿Porqué se extinguen los grupos? Sencillo, cada miembro que se retira o aísla le quita fuego y calor al resto.

Todo miembro de un grupo forma parte de la llama, lejos del grupo pierde todo su brillo. Los dirigentes son responsables por mantener la llama encendida de cada uno de los miembros, por promover la unión de todos, para que el fuego sea realmente eficaz de, eficiente y duradero.

A lo mejor, fui como el pedazo de carbón, por razones dadas me aislé, gracias a un sabio coach por valorarme vuelvo desde lejanas tierras a estar con todos, ser parte de esa hoguera que brilla de luz para encender nuevamente la antorcha del baloncesto merideño.

“No esperes que al mediodía se nos haga de noche” Don Luis Zambrano.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén