Criollos en el exterior, Entrevistas, Selecciones Nacionales

Adrian Espinoza: “confía en el proceso”

Adrian Espinoza Argentina

Adrian Espinoza Argentina. Foto: Estudiantes

En nuestro país siempre ha sido una preocupación constante poder cubrir el puesto 5 para la selección nacional. Carl Herrera, Richard Lugo, Miguel Marriaga y Gregory Echenique han hecho el trabajo generacionalmente cuando les correspondió.

Al ver hacia el futuro hay un nombre que destaca y que, como bien él mismo nos indica, debe seguir su desarrollo para ser el relevo en el puesto cinco de la selección.

El nacido en Caracas ha tenido un buen periplo internacional para su corta edad, 23 años, y hoy continúa su formación integral dentro y fuera de las canchas en Argentina.

Cuéntanos tus primeros pasos en el baloncesto. ¿Practicaste otros deportes?

Mis primeros pasos en el baloncesto fueron a través de Gustavo Maza, recibí un llamado a través de Cocodrilos de Caracas, para yo poder jugar en el equipo de la categoría infantil en mis inicios, estuvo comunicándose mucho con mi madre, para yo jugar baloncesto y ahí, mi mamá recibió un mensaje en Facebook, le dijo: “Este chamo es muy alto”.

Y yo decidí jugar baloncesto porque yo practicaba otros deporte como el fútbol, el béisbol y no me gustaban, y me seguí por el basket y agarré mas confianza, cuando Gustavo Maza me ve a los tres días me pone a jugar, de repente cuando agarro esa confianza de jugar puro baloncesto, baloncesto y baloncesto, me sirvió muchísimo, porque hoy en día soy lo que soy es gracias a ese inicio, y quiero más.

Háblanos sobre tu experiencia en categorías cadete y juvenil con Distrito Capital y con la Selección Nacional

La selecciones de Distrito fueron unas experiencias inolvidables y de la Selección Nacional, mi primera selección fue a Colombia sino me equivoco con el Profesor Daniel Garmendia, padre de Daniel Garmendia Junior, fue algo inolvidable, fuimos Luis Hurtado, Ignacio Serrano, un equipo muy bueno, de verdad que me sentí muy contento de volver a pre-selección.

Mi primer viaje porque es una sensación que lo mejor estaba por venir, y estuvo viniendo, viniendo y viniendo, y eso fue continuando el legado, después de Colombia fue a Uruguay, después de Uruguay fue Cuba, después de Cuba fue Chile y así y así, representando a Venezuela orgullosamente en categorías menores, creo que represente 10 u 11 veces si no me equivoco.

Y en la selección de Distrito, de verdad que para míi fue un honor representar ese verde y blanco en todo momento, cuando estaba José Montes de presidente, y después pasó al mando Miguel Angel Querales del Valle.

Mi primer Nacional me llevó a mi Franklin Páez, Tommy, entrenador de Caricuao de Queseras, entrenador anterior de la escuela de Mimou Vargas, después cambió al nombre de Jaguares, y él fue el que me llevó a mi primera pre-selección de Distrito Capital, después vino Orlando Guillen me llevó, y así cada entrenador como Lenin de la Torre, Manuel Rojas, grandes Coaches como Miguel González también, de verdad que me siento muy orgulloso de haber representado a mis categorías menores en todos los sentidos.

Viajas a Estados Unidos en 2013 y te unes al Green Forest Christian Academy y el luego la Berean Academy, cuéntanos sobre esa expetiencia en USA por qué al terminar tu High School no continúas en USA.

Yo estuve en Green Forest los mejores años de mi vida, lo que pasó fue que no tuve buen rendimiento basquebolísticamente, y me tuvieron que devolver.

Tuve un entrenamiento de cuatro meses intensivo en Venezuela con Miguel González, Gustavo Maza , entrenando en los barrios como la Coromoto, la Quebradita, Artigas, tuve un preparador físico que se llama Alfredo Sequera, y después de ese entrenamiento de cuatro meses , fui a un campamento de la Polar, organizado por Wilmer Carvajal y después Kevin Schepmans me recomendó mas aún y fuí y me destaque mas aun en el campamento, llegamos a finales quedé mejor en rebotes, bloqueo, en puntos y quedé MVP de la final.

De ahí me salió una oferta para ir a Berean Academy, que quedé campeón del estado, me llevé el All Tornament. Cuando anteriormente había jugado en Estados Unidos con Green Forest, había tenido experiencia NBA como con Jean Forrest, jugador de Los Angeles Lakers; Dikembe Mutombo, jugador de los Atlanta Hawks, muchas experiencias con jugadores NBA, cuando volví tuve experiencias con coaches NCAA, Steve Robinson creo que fue entrenador de la NCAA también, jugué con el point guard Jordan Long, muchos.

Después fuí de equipo a equipo prepschool, jugué con Point Academy, estuve con el entrenador Kenny Roy que fue entrenador de los equipos Addidas, con Brayan Baynes, con Coach Earl, estuve yendo de equipo tras equipo, en el último Prepschool estuve con un gran entrenador que se llama William Bedford jugador de los Detroit Pistons, con el coach Harold Redford, practicament staff NBA y NCAA Division one, y entonces entrenaba, jugaba bien, estaba en el mejor momento de mi vida, jugué con todos lo equipos de Estados Unidos de Addidas, Nike, y Underarmor, jugué con el equipo de Steph Curry, con Ignacio José Serrano, que se llama Splash City, uno de los equipos de él.

Y me fue bastante bien gracias a Dios, en mi carreras al hacer yo varios triples dobles en mi secundaria en Estados Unidos, me gradué con honores, mejor estudiante, estudiante del mes creo, me fue muy bien académicamente, estaba más mentalizado pero me tuve que devolver de estados unidos porque mi mamá estaba enferma y tuve que saltar al baloncesto profesional como tal para llegar a la liga argentina.

El baloncesto de USA es muy atlético ¿qué piensas qué fue lo que más aprendiste y tu experiencia con los entrenadores Forrest y Bedford?

El entrenamiento en los Estados Unidos y el juego allá es muy atlético, lo que aprendí de James Forrest y William Bedford es la mentalidad del juego, es “learn the game”, la lectura del juego es muy importante, lo que aprendí de ellos es la manera de jugar, el hambre de jugar, como ellos me enseñaban y de verdad que eso me ayudó muchísimo para ser lo que soy ahora y aún me sigo comunicando con ellos hoy en día y ellos están muy orgullosos de mí, más que todo William Bedford.

En 2013 fuiste seleccionado para el Baloncesto sin Fronteras de la NBA ¿cómo fue esa experiencia y qué destacas de esa participación?

En el 2013 fui seleccionado para el baloncesto sin fronteras, campamento NBA, para mí una experiencia inolvidable en Argentina en el CENAT, mucha gente me la recalcó en la última entrevista, es algo que no tiene descripción, que no tengo palabras porque fue a una corta edad y me sentí demasiado bendecido de ser elegido entre uno de los mejores.

Fui y practiqué, aprendí más que todo de unas grandes leyendas como Manu Ginobilli, Luis Scola, jugadores NBA americanos Chris Koplan, James Anderson, jugadores de Indiana Pacers, Houston Rockets, staff NBA de Atlanta Hawks y de San Antonio Spurs, créeme que fue algo inolvidable que cada día que lo recuerdo se me ponen los pelos de gallina.

Me siento demasiado bendecido de ser un jugador joven que ha recorrido el mundo desde los 13 años.

En 2017 llegas a Argentina para la Liga de Desarrollo con Estudiantes de Concordia y la Liga Nacional de Basquet. ¿Cómo fue tu adaptación a ese baloncesto?

Cuando llego a Argentina a la Liga de Desarrollo con Estudiantes de Concordia para mí la adaptación fue muy difícil, porque venir de una baloncesto tan atlético del uno contra uno a llegar a un baloncesto FIBA y combinar los dos cuesta un poco.

Pero Bernardo Murfi que fue scout de los Philadelphia 76ers de la NBA y estuvo en el baloncesto sin fronteras me hizo un seguimiento y me hizo esa oferta a través de Lucas Victoriano. Ellos dos me ayudaron muchísimo, Lucas imagínate un jugador de la generación dorada una gran leyenda en este país Argentina y en el mundo, jugó en Europa también.

Ese año en la liga de desarrollo de Argentina yo hice más que todo estadísticas, porque me fue muy bien individualmente pero a los teammates que son los más importantes no nos fue muy bien, de ahí aprendí que el basketball no es de un sólo jugador sino de cinco jugadores, y con eso fui mejorando mi juego.

Mi segundo año casi llegamos a final four también, contra Instituto si no me equivoco, no contra Quimsa mejor dicho, de verdad que me siento demasiado bendecido por ser por tres años consecutivos uno de los mejores jugadores de la liga de desarrollo y haber debutado contra Gimnasia de Comodor, después contra Boca, Libertad, Peñarol y así sucesivamente debutar de la mano de Chiche Jaspe, un gran entrenador de formativas y es director técnico de la liga nacional que estuvo con Quimsa de asistente y ahora es entrenador, una excelente persona ala que le tengo que agradecer muchísimo y el proceso ha ido avanzando.

Por eso es que yo digo una frase, que la saqué de Joel Embiid jugador de los Philadelphia de la NBA que llama “trust the proceess”, confía en el proceso , y siempre lo digo hay que confiar en el proceso porque si no confías en el proceso no llegas a nada.

Después de mucho soñarlo te eres llamado a los 12 de la selección de mayores. ¿Cómo se sintió vestir la camiseta de la selección nacional en la eliminatoria de la Americup 2020?

El ser llamado para la selección nacional en el Americancup primeramente me sentí demasiado bendecido el ser llamado y poder ir a esa preselección, ya que, recibí otros llamados cuando estaba Néstor “Che” García y estaba en Estados Unidos estudiando, por lo tanto no podía asistir, pero me sentía demasiado bendecido porque la selección me tomaba en cuenta.

Al final se me dio la oportunidad de representar a mí país cuando me llaman para la ventana de Chile y Canadá, yo cuando voy me siento un poco nervioso porque no sabía que baloncesto tenían ellos, que valores ni nada, y las cosas me salían bien pero no como yo quería, pero aprendí muchísimo de esa primera experiencia con la preselección, que de paso nunca pensé que iba a quedar a vestir esa camiseta, a pesar que iba a estar en el banco que no iba a ver minutos ni nada, pero me sentí muy orgulloso de ponerme la camiseta, de representar a mi país y apoyar a mis hermanos en todo momento.

Así como fue en la primera ventana ante Chile y Canadá, ahora contra Villa Mercedes ganarme el puesto, volver a quedar, sentarse allí, apoyar al equipo, estar dentro y fuera de la cancha, porque lo bueno de la selección es que tenemos esos valores que juega desde el piloto hasta el utilero y eso es lo más importante, que todos somos unidos para obtener las victorias.

En esa selección habían 5 jugadores debutantes ¿cómo ves el recambio generacional de la selección?

Hay muchos jugadores de recambio, por ahora hay que seguir trabajando porque no hay que estar pendientes de ser los jugadores de recambio, no, hay que estar pendiente de cuando a uno le llegue la hora, la hora de la verdad, la hora de demostrar que tú puedes, la hora de echarle una mano a los hermanos que vienen haciendo un trabajo desde hace mucho tiempo atrás y lo bueno es que todos somos unidos y que somos una familia, por eso es que dicen que juntos somos más.

¿Qué conversaste con el cuerpo técnico sobre tu papel en la selección hacia futuras convocatorias?

Conversé con el cuerpo técnico, mejor dicho el cuerpo técnico conversó conmigo sobre mis futuras convocatorias que tenía que mejorar en mi físico, en seguir mejorando mi tiro, mis adversidades, mis obstáculos, todo para poder estar con la selección, que tarde o temprano va a llegar la hora si sigo trabajando fuerte y mejorando las cosas, tanto dentro como fuera de la cancha que me dijeron, puedo dar un gran papel en el equipo al igual que todos.

La posición de pivot ha evolucionado en el baloncesto moderno a necesitar tiro exterior y buenas manos para driblar y pasar.
¿Qué habilidades de tu juego piensas son tus mejores armas y cuáles necesitas desarrollar?

Una de mis mejores armas que yo tengo de puesto cinco es el “gancho de Rostin”, le digo yo, el gancho del medio que es un pique y dos pasos para el medio tanto con la izquierda y con la derecha.

Tengo el tiro de media, pero tengo que desarrollar más el tiro exterior. Sé jugar contra jugadores de mi peso, como también sé jugar contra jugadores que no son de mi peso, osea más pesados que yo, a veces hay que jugar con la fuerza y no debo, a veces tengo que jugar es de frente, tengo que mejorar más que todo es la lectura de juego.

Estoy trabajando mucho el tiro exterior, poste bajo, lo que es pick and ball, el pick and pop, cortinas, los bloqueos, todo ese tipo de fundamentos y sé que he visto resultados hoy en día.

Ya habías vestido la camiseta nacional en 2014 en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Nanjing China categoría 3×3. Háblanos de ese torneo.

Cuando vestí la camiseta en los Juegos Olímpicos de la Juventud, que estuvo Daniel Seoane, Zancudo Centeno, Daniel Garmendia, José Materán, las chicas María Montilla, Lauri García, no sé cómo se llamada la otra… Ivana creo si no me equivoco, no Ivana Márquez (Ivaney).

Fue una experiencia demasiado fenomenal porque es un Olímpico, algo a nivel mundial, nunca pensé que iba a jugar contra España, Puerto RIco, Rusia, esos grandes equipos que cuando jugaba Venezuela venía la gente a ver a Venezuela porque eran las partidas de los hombres, vamos a decir así, fue algo increíble la preparación en Shangai, luego cuando fuimos a Nanjing, fue algo increíble que nunca más se me va a olvidar en mi vida que ahí es donde tengo más responsabilidad tener a Venezuela en el pecho y gracias al entrenador Daniel Seoane que me dio la confianza de representar al país.

¿Cuál es el jugador venezolano que más admiras y por qué?

El jugador venezolano que yo más admiro se llama “La Bestia” Néstor Colmenares, por su forma de liderazgo, su forma de fajarse en los rebotes, de ir a todas, de atacar, las ganas, las garras y el deseo de ganar que tiene esa gran persona.

Hoy en día me he hecho gran amigo de él, es un gran hermano para mí, me aconseja mucho y todo que él me dice yo siempre lo trato de visualizar para hacerlo mejor. El gran ejemplo para mí de Venezuela es Néstor Colmenares y Luis Bethelmy.

1 Comentario

  1. Daniela B

    Es importante poder conocer estas experiencias de jóvenes jugadores como Adrián, que puedan servir de inspiración para nuestros Chamos que se están formando en baloncesto en nuestro país.

Deja un comentario